Mediacenter « »
  • Según un estudio, el alcohol ayuda al cerebro a recordar

    12/04/2011 - 19:11

    Etanol (Foto: Wikipedia)
    Etanol (Foto: Wikipedia)

     

    Contrario a la creencia común que habla de pasas y elefantes, la ingesta de alcohol ayudaría al cerebro a aprender y recordar con facilidad. El estudio efectuado por el Centro Waggoner de Investigación sobre Alcohol y Adicciones de la Universidad de Texas en Austin, EEUU , da cuenta que la exposición repetida de etanol aumenta la plasticidad sináptica en una zona clave de este órgano, trastornando así la percepción del hábito del individuo.

     

    El neurobiólogo Hitoshi Morikawa cuenta que "cuando hablamos de aprendizaje y memoria hablamos de memoria consciente. El alcohol disminuye la capacidad para mantener las piezas de información como: el nombre de su colega, la definición de una palabra o dónde estacionó su auto en la mañana. Sin embargo, el subconsciente está al mismo tiempo aprendiendo y recordando, manteniendo siempre abierta esa condición."

     

    Morikawa explica que esta es una prueba más hacia una especie de concenso en la comunidad científica, afirmando que la adicción a las drogas y el alcohol es técnicamente un aprendizaje y trastorno de la memoria. Por lo tanto, al beber o tomar cualquier tipo de droga alucinógena el cerebro está siendo educado para consumir más, con lo que a la larga se es más receptivo para formar recuerdos subconscientes y con nuevos hábitos con respecto a actividades cotidianas, como el relacionarse con personas, escuchar música, alimentarse o vivir situaciones sociales.

     

    En un sentido importante, los alcohólicos no serían adictos a la experiencia de placer que genera el líquido, sino que les estimulan las condiciones ambientales, fisiológicas y de conducta que se refuerzan al momento que gracias a él se libera la hormona Dopamina en el cerebro.

     

    "Por lo general, la gente piensa en esta hormona como un transmisor de felicidad o alivio, cuando más bien se trata de un generador de aprendizaje, reforzando la sinapsis que se emite al momento de beber en grandes cantidades. Así, el alcohol le dice que lo que estamos haciendo en ese momento es gratificante, y por lo tanto vale la pena ser repetido", afirma Morikawa.

     

    Por ejemplo, la sensación de bienestar que implica estar en una barra, hablar con amigos, comer ciertos alimentos y escuchar algún intérprete con buena música son gratificantes. Al recrear estas situaciones más a menudo y liberar más cantidades de Dopamina, se potencia la sinapsis, lo que a largo plazo lleva a anhelar la experiencia vivida en aquél momento.

     

    La buena noticia es que en un futuro, Mokinawa no descarta modificar esta condición, ya que mediante el entendimiento de las bases neurobiológicas que la sustentan, se podría desarrollar alguna droga (sic) contra ésta, que debilitaría la sinapsis, borrando la memoria subconsciente que genera este tipo de adicción.

     

    Sin embargo según el científico, "da un poco de miedo el experimentar con esto, ya que teóricamente tendríamos el potencial de generar una sustancia controladora. Nuestro objetivo, mientras tanto, es revertir los aspectos dominantes de las drogas adictivas."

     

Bookmark and Share